Demanda de cláusula suelo

En España es común que de vez en cuando, en los telediarios o en programas de televisión se comente el hecho de que un grupo de personas están envueltos en  una demanda de la cláusula suelo contra una entidad bancaria.

¿Pero, por qué se dan a cabo este tipo de demandas? Es fundamental conocer a qué se hace referencia cuando se habla de estafa, de robo a mano armada o fraude por parte de las entidades bancarias cuando se habla de este caso de recurso judicial.

¿Qué son las cláusula suelo?

Primero, debemos explicar qué son las cláusula suelo. Pues, aunque es algo que nos puede sonar de oídas y más o menos sepamos identificar el sector y a que hace referencia es mejor informarse y entender de qué estamos hablando.

Las cláusula suelo o cláusula del suelo hipotecario es una cláusula que las entidades bancarias colocan en sus préstamos hipotecarios al consumidor y empresa, que les asegura un mínimo de interés mensual a su favor con independencia de cómo se coloque el interés realmente pactado en escritura. Esto es, en caso de bajada del interés escriturado, la cláusula suelo operará como un mínimo a ( generalmente a la baja ) en beneficio de la entidad bancaria, asegurando unos intereses a su favor, en detrimento del consumidor. 

Es decir, las personas con este tipo de cláusulas insertas en sus contratos se verán obligadas a pagar siempre un mínimo pese a que los tipos de interés bajen.

Cláusula techo y cláusula cero

Aunque menos populares, también existen dos tipos de cláusula más, la cláusula techo y la cláusula cero.

Cláusula techo

La cláusula techo es un tipo de cláusula aplicada en la hipoteca  que limita el interés a un máximo. No obstante, suele ser un “techo” bastante alto y raras veces llega a tener algún efecto.

Cuando se insertan la cláusula suelo con la techo conjuntamente, se denomina cláusula túnel. Normalmente la banca las utiliza de este modo. 

Cláusula cero

La cláusula cero es un tipo de estipulación que salvaguarda a las entidades bancarias encargadas de emitir una hipoteca para una vivienda. Esta se basa en que, en caso de que el tipo de interés llegue hasta 0 o incluso sea negativo no tengan que abonar ninguna cantidad monetaria a sus clientes hipotecados.

Puesto que el interés del Euribor tiene una dinámica negativa desde el año 2015, las entidades financieras están ofreciendo unos tipos de intereses mínimos, para salvaguardarse de la variabilidad de la fluctuación. 

 

Cláusula suelo abusiva 

Si has sufrido en tu propia piel los efectos de una cláusula suelo abusiva debes denunciarlo con tal de ser remunerado económicamente con lo que te pertenece. Nuestro equipos de abogados expertos en cláusula suelo puede ayudarte.

Fueron los bancos quienes, aprovechándose del boom inmobiliario de la década pasada firmaron cientos de hipotecas con lo  que se suponía que era un interés variable pero se aseguraron de que los usuarios siempre pagasen un mínimo pese a que este tipo de interés bajase. 

Por lo tanto, las entidades bancarias se estaban aprovechando de dar información sesgada a los usuarios, se aprovecharon del desconocimiento de las personas o simplemente actuando de mala fe con tal de que esto les repercutiera beneficios, pues  estaban ofreciendo una cláusula suelo pese a que la vendían como algo a un interés variable. Viéndose así afectados unos 3.3 millones de españoles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.